martes, 12 de mayo de 2015

LEGALIZAR ¿LA PROSTITUCIÓN? (I)

El Estatuto del Trabajador Autónomo, aprobado en España en 2007, permite que quienes ejercen la prostitución puedan darse de alta en la seguridad social como trabajadores autónomos. Dado que no es fácil imaginar a un usuario de dichos servicios pidiendo factura, el montante a declarar se hace por estimación directa, sin necesidad de que figure el nombre de los clientes, tal y como también se hace en centros de masajes y otros tipos de servicios personales. Por lo tanto, el debate sobre la regularización de la prostitución, cuando hace ocho años que puede ejercerse como actividad autónoma reconocida, a bote pronto suena vacío. ¿Qué es exactamente entonces lo que quieren, quiénes lo quieren y qué es lo que proponen al respecto partidos como Ciudadanos?

En primer lugar, hay que decir que quienes lo quieren no son las trabajadoras y trabajadores del sexo, sino sus empresarios. Son ellos quienes quieren “dignificar” su propia posición.  Y así, teniendo identificado el quién, es mucho más fácil saber el qué. La página web de la Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne (ANELA), resume bien  lo que se quiere -y que se recoge en suma en el programa de Ciudadanos- de la forma siguiente:

PETICIONES A LOS GOBIERNOS AUTONÓMICOS

•    Crear una regulación para los locales de alterne con el objetivo de establecer los requisitos y las condiciones que tienen que reunir los locales de pública concurrencia donde se ejerce la prostitución, así como los reservados anexos donde se desarrolla la prestación de servicios de naturaleza sexual, y establecer las limitaciones y las prohibiciones inherentes a estos tipos de establecimientos.
•    Prohibición de la prostitución callejera y en viviendas no autorizadas. Perseguir de forma constante estas actividades ilegales que en muchos casos están controladas por las mafias.
•    Implantación de políticas sociales específicas para que las personas que han ejercido la prostitución no sean discriminadas en su futuro laboral y social.
•    Crear una regulación para la publicidad de los locales de alterne.

PETICIONES AL GOBIERNO CENTRAL

•    Una regulación de las actividades de carácter sexual mediante una proyecto de Ley Estatal.
1.    Un epígrafe específico de actividades sexuales, donde los hombres y mujeres que ejercen la profesión pudieran acogerse fiscalmente para pagar sus impuestos.
2.    Cotización a la Seguridad Social en régimen de autónomos. Es la única forma de garantizar la libertad de quienes ejercen la actividad sexual. Optar por el régimen general supondría la obligatoriedad de un trabajo por horas y sin posibilidad de discriminación de clientes entres otros muchos más inconvenientes.
3.    Medidas sanitarias a cumplir por los hombres y mujeres que se dediquen a las actividades sexuales como profesión.
•    Modificación del Código Penal de manera que se castigue con mayor dureza los delitos de proxenetismo y relación forzosa con actividades sexuales.”[i]

Es decir, para hablar más claro, que lo que no quieren es que las mujeres ejerzan solas. Autónomas, sí, pero no por su cuenta ni decidiendo lo que cobran. Lo que quieren es que la legislación española les diga que el negocio entero es sólo para ellos, prohibiendo que la prostitución se ejerza fuera de sus locales, donde hoy consiguen una media de 45.000 € al año por cada trabajadora (a una media estimada de 20 trabajadoras por local, en datos de la propia Asociación) y persiguiendo la actividad fuera de los dominios de su propiedad. Claramente el lucro que obtienen de ellas no les parece suficiente y quieren más.

Hay que prestar atención al recordatorio de ANELA sobre una posible cotización al Régimen General de la Seguridad Social, advirtiendo que supondría trabajar directamente por un salario (¿mínimo, tramposo, precario?), que establecería a su voluntad el propio empresario, con horario definido y sin que las trabajadoras pudieran negarse a la demanda de ningún cliente. 

¿Por qué este recordatorio? Aparentemente, Rivera vende para su programa, como algo nuevo, lo que ya recoge la legislación desde 2007, es decir, que quienes ejercen el oficio puedan darse de alta como autónomos. También aparentemente, es lo mismo que sigue pidiendo ANELA, como si fuera algo igualmente nuevo. Pero, si es algo que ya está hecho ¿por qué se abre otra vez el mismo melón?

Cuidado con la letra pequeña, porque con todo este barullo, tal y como señala el Colectivo Hetaira[ii], tal vez podría acabar ocurriendo en el ámbito de la prostitución aquello de los “falsos autónomos” obligados a pagar de su bolsillo la seguridad social pero en realidad cobrando un sueldo tan mísero –o maravilloso- como tengan a bien establecer y, en el mejor de los casos, pagar, aquellos empresarios a quienes el gobierno haya regalado por fin el negocio. No tiene fama el empresariado español de derrochar en salarios para sus trabajadores.

Ya sabemos, por lo tanto, cuál es el verdadero objetivo de la cuestión: una vez más, la pasta gansa. Más dinero para el club de los dueños de los aproximadamente 1.500 locales que se estiman en España. Pero no la libertad o la dignidad de ningún trabajador.

(Continuará…)










No hay comentarios:

Publicar un comentario